Este sitio web usa cookies. Al usar nuestra web, usted acepta el uso de cookies. Para más información lea nuestro Política de privacidad . Si no estas acuerdo, por favor, haz click aquí.
de 9,45 €
Moxa para aguja Ondan sin humo

para agujas de acupunctura ● 450 piezas

109,00 €
Moxa para aguja de DongBang sin humo

Tamaño: Ø 2 cm x 2,4 cm ● 50 piezas

de 26,81 €
-20%
de 7,45 € de 5,96 €
Carbón de moxa Han Yi sin humo - con cavidad

Medida: 11 x 1,4 cm ● 5 piezas

de 2,93 €
de 7,10 €
Puros de moxa (Artemisia argyi)

Medida: 21 x 1,6 cm ● 10 piezas

de 4,20 €
-20%
Cilindros de moxa Gu Gwan (Corea)

Tamaño: 2,5 x Ø 0,7 cm ● 200 piezas

de 3,50 € de 2,80 €

Moxa para agujas: calentar de forma específica puntos de acupuntura

El moxa para agujas está pensado para una terapia de calor indirecto insertandola en una aguja de acupuntura.

La moxibustión con agujas la inventó el japonés Akabane Kobei en los años 1920. Al tratamiento también se le llama «agujas calientes» y, en la actualidad, médicos y naturópatas certificados de todo el mundo la utilizan con éxito. Para ello, el tabaco de moxa se fija en la aguja de acupuntura hecha de metal, se enciende y, así, se consigue calentar el punto de tratamiento. Para que el moxa se queme de manera uniforme es necesario que las fibras sean de buena calidad y tengan una consistencia homogénea.

El moxa para agujas está disponible en diversas versiones. Se ofrece suelto para formar pequeñas bolitas que después se ensartan en la aguja, pero también hay cilindros precortados o incluso los puede hacer uno mismo con ciertos puros de moxa. Estos conos revestidos de papel resultan más fáciles de insertar en una aguja de acupuntura y su tamaño hace que la combustión sea más prolongada y uniforme que las bolitas hechas por uno mismo. Los cilindros permiten controlar mejor la generación de calor, ya que cada tipo tiene un tamaño, resistencia, calidad y consistencia uniformes.

Al usar el moxa en una aguja, de vez en cuando puede desprenderse un poco de artemisia incandescente, por lo que suele ser recomendable usar soportes de moxa. Estos son pequeños paraguas de metal que se colocan en la aguja de acupuntura donde se recogen las posibles cenizas calientes que se caigan del moxa ensartado; así se garantiza un tratamiento agradable para el paciente. El moxa quemado, y también los soportes correspondientes, se pueden retirar con una cuchara que tiene una ranura para deslizarla por la aguja. Otra opción es el moxa para agujas que no genera humo, también llamado carbón de moxa. Este carbón prequemado de artemisa arde con uniformidad, sus cenizas son más rígidas, apenas huele y casi no genera humo.

En la tienda en línea de acupunctureworld puede encontrar una gran variedad de moxa para agujas y accesorios de moxa.